Ayuntamiento de Villacañas Tlf: 925 560 342 - Fax 925 160 925

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Los medios nacionales se hacen eco estos días de la decisión del gobierno del Ayuntamiento de Madrid, que preside Manuela Carmena, de imponer desde el próximo año una tasa a las entidades financieras por la instalación de cajeros automáticos en su fachada, medida que está pendiente de su próxima aprobación por el Pleno del consistorio madrileño tras incluirse en el proyecto de Ordenanzas para 2017.
Se trata de una medida que ya implantó el gobierno de Santiago García Aranda en el Ayuntamiento de Villacañas y que está en vigor nada menos que desde el 1 de enero de 2008. Se trata de una tasa por la “utilización privativa o el aprovechamiento especial de dominio público local que comporta la instalación por las entidades bancarias de cajeros automáticos y demás aparatos de que se sirven las entidades financieras para prestar sus servicios en las fachadas de los inmuebles, con acceso directo desde la vía pública”.
El alcalde ha recordado precisamente que, en Villacañas, pagan esta tasa las entidades financieras que tienen cajeros en la fachada de sus oficinas, y que la misma asciende a 430 euros anuales para cada cajero. En Madrid, la tasa propuesta variará entre los 26'21 euros para las calles calificadas como de menor categoría y los 742'22 euros para las calles de mayor categoría.
Se trata, explica García Aranda, de medidas de las que ahora se hacen eco los medios nacionales, valorándolas incluso como novedosas, cuando ya se están llevando a cabo en algunas ciudades y municipios como Villacañas. Es el caso de esta tasa, pero también de otras acciones que cita el alcalde villacañero, como las iniciativas directas de empleo que desde 2013 viene aprobando el Ayuntamiento, destinando a planes de obras y empleo los remanentes de tesorería, es decir, los ahorros que se consiguen con importantes esfuerzos de contención del gasto corriente, o los programas de sustituciones y refuerzo que están beneficiando a un buen número de vecinos, gracias a los cuales –además de trabajar durante unos meses- suman cotizaciones y derechos. Unas acciones en favor de los desempleados con mayores dificultades económicas que, en los últimos años, ha tenido que asumir en solitario el consistorio, sin el apoyo del anterior gobierno regional, hasta que este año se ha desarrollado el Plan Extraordinario de Empleo de la Junta de Comunidades, que ha podido sumarse a los planes de obras y empleo propios del consistorio.
Acciones de apoyo a los desempleados a las que se suman otras de carácter social, como la atención a las familias que necesitan alimentos y que, con la colaboración de los Servicios Sociales municipales, realizan directamente en la localidad Cáritas y Cruz Roja; las ayudas a través de Villacañas Solidaria, en ámbitos concretos como el apoyo a las familias en el pago de suministros básicos o en la compra de los libros de texto para sus hijos; la colaboración con las familias víctimas de un desahucio, para ayudarles a encontrar una vivienda en alquiler asequible; o los contratos de los planes de sustituciones y de obras y empleo, que ayudan a estos vecinos –además de a trabajar durante unos meses- a sumar cotizaciones y derechos.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s