Ayuntamiento de Villacañas Tlf: 925 560 342 - Fax 925 160 925

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

El Pleno del Ayuntamiento de Villacañas aprobó ayer la concesión del servicio de mantenimiento, conservación y explotación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), con una resolución que asegura la congelación de las tasas de alcantarillado y depuración durante, al menos, los próximos 10 años. Un hecho que, teniendo en cuenta que se trata de tasas que llevan congeladas más de 10 años, supondrá sumar más de 20 de tasas sin tocar en este servicio municipal.

En concreto, se aprobó la concesión del servicio de mantenimiento, conservación y explotación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) a la empresa FCC Aqualia S.A. por un importe anual de 187.309 euros (IVA incluido), ya que resultó la oferta más ventajosa de las tres que se presentaron, una vez realizada la valoración técnica. Además, el contrato exige que se destinen más de 20.000 euros anuales a la renovación de las instalaciones de alcantarillado y depuración, algo que es necesario teniendo en cuenta que, por ejemplo las instalaciones de la depuradora, llevan 22 años en funcionamiento, y que el anterior contrato, además de ser más caro para el Ayuntamiento (unos 50.000 euros anuales más), no contempló destinar el canon a mantenimiento.

Los grupos de la oposición votaron en contra. Mientras el portavoz de IU, Abel Raboso, dijo que esta concesión “supone la privatización del servicio” a una empresa constructora con criterios economicistas; el grupo popular quiso sembrar dudas con la empresa adjudicataria o con la valoración técnica de las ofertas, criticando que fuera realizada por un ingeniero de la Diputación de Toledo y mostrando José Manuel Carmona, portavoz popular, su desacuerdo con la valoración a Vitaqua, otra de las empresas que se presentaron.

Estas dos acusaciones fueron rebatidas por el alcalde, Santiago García Aranda, que explicó que la ley exige que –en el caso de que el Ayuntamiento no disponga de técnicos especialistas para realizar la valoración técnica de las ofertas- solicite uno a la Diputación de Toledo, ya que el consistorio villacañero carece de ingenieros especialistas en su plantilla; al igual que recordó al portavoz del PP que, como ya se le explicó, todas las valoraciones se hicieron atendiendo a lo indicado en los pliegos y que la oferta de Vitaqua, además de 25.000 euros más cara para el Ayuntamiento, fue también peor calificada desde el punto de vista técnico.

Por su parte, el portavoz socialista, Jaime Martínez, remarcó que el servicio sigue siendo municipal y recordó a los concejales de la oposición que “no apoyar este acuerdo es decirle a los vecinos que nos les gusta que se vaya a prestar el servicio con menores costes, de forma eficaz y asegurando la congelación de las tasas los próximos, al menos, 10 años”.

Abastecimiento de agua

En relación al servicio de abastecimiento de agua, se acordó mantener la prestación de este servicio a través de la Mancomunidad del Río Algodor, por el periodo restante que la Mancomunidad tiene encomendada la gestión a la concesionaria, FCC Aqualia S.A. Para tomar este acuerdo se ha realizado previamente un exhaustivo estudio económico de los costes del servicio, ajustándolo todo lo posible a la situación actual, de tal manera que se consiga hacer más eficaz la gestión económica del mismo.

El portavoz de IU reiteró su oposición a lo que considera privatizar el servicio, mientras que el portavoz popular pidió explicaciones por las reclamaciones de la concesionaria por no subir el agua estos años y mostró su desacuerdo “por cómo se ha hecho y por no haber estado informados”, a la vez que indicaba que en los acuerdos no aparece la congelación de la tasa. El portavoz socialista, que recordó al PP que la reclamación de la que habla es para con la Mancomunidad, que es quien tiene la cesión del servicio, explicó sobre todo que, “desde que Santiago gobierna, no se ha subido esta tasa para los vecinos, algo que pocos pueblos pueden decir”. A IU le recordó que, la última privatización de un servicio en el Ayuntamiento, el contrato de limpieza de edificios, fue decisión de un concejal de IU, mientras que la última remunicipalización la ha hecho este gobierno municipal, precisamente de ese servicio de limpieza, para la tranquilidad y mejora de la situación de las empleadas del servicio y de todos los ciudadanos.

Santiago García Aranda recordó a los populares que a su llegada a la Alcaldía tuvo que frenar para los vecinos una importante subida del agua que el anterior alcalde, del PP, aprobó en la Mancomunidad para que se hiciera en 2008. Desde entonces, los vecinos han visto como, año tras año, no se tocaban las tasas y comprometió, por último, que en 2019 el precio del agua seguirá congelado. Eso sí, a partir de 2020, será la nueva Corporación quien lo decida, aunque los números –aseguró- permiten que continúen congeladas.

Demetrio Martínez, nuevo Juez de Paz

También se aprobó la designación del nuevo Juez de Paz, que será Demetrio Martínez, el que fuera alcalde tras las primeras elecciones democráticas en Villacañas. Martínez sustituirá en el cargo a Antonio Zaragoza de Alba, tras casi cuatro décadas en el juzgado.

El Pleno aprobó igualmente una modificación de crédito para destinar hasta un máximo de 30.000 euros del remanente de tesorería, es decir, de fondos que no se han gastado en el ejercicio anterior, a la compra de un vehículo para la Policía Local.

0
0
0
s2sdefault