Ayuntamiento de Villacañas Tlf: 925 560 342 - Fax 925 160 925

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Un soleado día de primavera acompaña en este 1º de mayo al Cristo de la Viga y a sus Danzantes, que han sacado a las calles de Villacañas a miles de vecinos y visitantes, que viven hoy la celebración más importante que tiene lugar en el municipio, la festividad del Santísimo Cristo de la Viga, una de las fiestas religiosas y populares más destacadas de la región, declarada de Interés Turístico Regional.
Los Danzantes han vuelto a protagonizar la cita más multitudinaria a la espera de la celebración esta tarde de la tradicional procesión. Se trata de la ejecución de los dichos y chascarrillos y la danza completa en el auditorio de la Glorieta del Prado. Antes, desde primera hora de la mañana, se iniciaron los tradicionales ritos, como la reseña o retreta. Antes de acudir a la función religiosa en la iglesia parroquial, la comitiva se dirigió a la Plaza de España donde se dio la bandera delante de las autoridades, presididas por el alcalde, Santiago García Aranda. En una iglesia abarrotada, ha presidido la eucaristía Jesús Martín Gómez, párroco de San Julián de Toledo y Canónigo de la Catedral.
Todo ello en unas actividades de la mañana que son la antesala de la gran procesión vespertina, que también saca a las calles por las que discurre el recorrido a muchísimas personas, tanto las que participan en la procesión como los que la ven como espectadores. Procesión que termina en una abarrotada iglesia parroquial, en la que se ejecuta la danza “La marcha real” como despedida a la imagen del Cristo. Los Danzantes concluyen la jornada realizando las últimas danzas en varias casas de miembros de la Cofradía, para terminar –ya por la noche- en la del Mariscal.
Este año danza como maestro Ángel Novillo Sánchez de Pedro. Los siete danzantes son Leonardo Pérez Aranda, Luis Miguel Torres Clemente, José Carlos Torres Clemente, Víctor Manuel Casas Díaz-Rullo, Iván Aranda Sánchez, Javier Espada Rincón y Luis Manuel Vaquero Espada. La porra la porta Javier Zaragoza Vaquero, encargado también de poner el punto de humor a la mañana con sus chascarrillos, y las alforjas las lleva Carmen Novillo Castellanos.
La cofradía ha aprovechado también esta celebración, en concreto la danza en el Auditorio de la glorieta del Prado, para homenajear a cuatro danzantes que danzaron en 1963. Han recibido el reconocimiento Juan Pedro Espada Espada, que fue el porra, y Domingo Almendros Mora, Socorro Plaza Jiménez y Ángel Sánchez Zaragoza, que fueron danzantes; así como para reconocer a Miguel Sesmero Díaz-Rullo sus 40 años ininterrumpidos tocando el tambor con la Cofradía.

Menú Móvil