Ayuntamiento de Villacañas Tlf: 925 560 342 - Fax 925 160 925

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

El programa festivo en honor de San Cristóbal ha culminado en Villacañas este fin de semana. El grueso de actos se ha desarrollado a lo largo de los tres últimos días, destacando la alta participación en todos ellos. Comenzaron el viernes con el traslado de la imagen del santo desde su ermita hasta la Iglesia Parroquial. El sábado se desarrolló un concurso de maniobras en el que los conductores demostraron una gran habilidad, y tuvo lugar una de las novedades del programa, una espectacular exhibición de coches de autocross y 4x4 y de caminos, de la que disfrutaron decenas de personas en la explanada de la plaza de toros.
A continuación, comenzó la tradicional pitada en la que participaron decenas de vehículos, fundamentalmente coches y camiones, muchos de ellos engalanados para la ocasión. La comitiva recorrió algunas de las principales calles del municipio, sacando a las aceras a muchos vecinos y vecinas que no se quisieron perder el espectáculo.

Tras la Pitada, los participantes compartieron un aperitivo junto a los hermanos de San Cristóbal. Finalmente, la verbena se desarrolló en el recinto ferial y fue todo un éxito, extendiéndose hasta bien entrada la madrugada. La Orquesta Vivache fue la encargada de amenizar esta verbena.

Este domingo, la jornada comenzó con la Eucaristía en honor a San Cristóbal. Junto a la Hermandad, estuvieron las autoridades, Reinas de las Fiestas, Banda Municipal de Música y vecinos de Villacañas. A continuación comenzó la procesión desde la Iglesia hasta el recinto ferial donde aguardaban toda clase de vehículos que recibieron la bendición del sacerdote.
Después, se inició la procesión motorizada hasta la ermita de San Cristóbal, donde se hizo la puja de los brazos para pasar a hombros al patrón de los conductores. Una vez efectuada la puja, se dio la pertinente vuelta a la ermita antes de pasar a la imagen, momento en el que sonó repetidamente la campana y se lanzó la traca.
Para mitigar las altas temperaturas, la Hermandad obsequió a los asistentes con el aperitivo a base de zurra, refresco y frutos secos. La jornada terminó bien entrada la tarde, tras la comida de hermandad.

  Documentos Adjuntos
Nombre Fichero
Adjunto Descargar fichero  

Menú Móvil